Inicio>blog>Relaciones>Volver con un ex: ¿por qué nos atrae esta idea?

Volver con un ex: ¿por qué nos atrae esta idea?

Para muchos volver con un ex es una posibilidad real, mientras que para otros tan solo es una idea con la que fantasear. La cuestión es que la idea parece atraer bastante. Estos son los motivos principales.

La idea de volver con un ex puede ser atractiva por varias razones. Ya sea porque nos “distrae” en nuestros juegos de imaginación a tiempo pretéritos o porque protege nuestra autoestima al recordar que en el pasado fuimos lo suficientemente buenos como para que alguien nos quisiera.

Podríamos decir que la idea de volver con una expareja nos distrae del presente, además de transportarnos a un tiempo que no atiende a detalles desagradables.

Querer volver puede adolecer a un autoengaño y a varios sesgos de pensamiento. Sin embargo, si quedan sentimientos, volver con una expareja puede ser una opción de “economía sentimental”.



En este artículo profundizamos en las principales razones por las que nos prestamos a este tipo de juegos con la imaginación -y a veces también en la realidad-.

Una idea poco plausible, pero estimulante

El ser humano está envuelto en rutinas que rara vez son del todo elegidas. Un camino al trabajo demasiado largo. Un piso con poca amplitud y sin luz. Una ciudad que te devuelve una y otra vez a los mismos planes. El paso del tiempo trae madurez, pero también sensación de hastío y de fracaso en muchas personas.

En medio de toda esa realidad, tenemos las películas románticas, las novelas de ficción y los programas de telerrealidad en los que se exponen relaciones tóxicas de personas que rompen y vuelven una y otra vez.

Por otro lado, las redes sociales nos muestran los perfiles de nuestros ex más antiguos y recientes. Por tanto, es muy fácil entrar en bucle con nuestros pensamientos hacia nuestras relaciones pasadas.

Una idea de romance “accesible”: más vale lo malo conocido que…

Recrear momentos con exparejas permite vivir a muchas personas un romance con el que no cuentan. La pereza que puede dar volver a salir con el objetivo, directo o indirecto, de buscar pareja o el agotamiento por las citas a ciegas fallidas y amigos con hijos. Todo demasiado complicado para llevarse un nuevo “chasco sentimental”.

Aunque todas las pistas para volver con un ex sean señales de advertencia para no hacerlo, la pereza es un pecado capital. Esa realidad puede ser negativa: una llena de cuentos de advertencia y recuerdos dolorosos. Sin embargo, el dolor y la tristeza son sentimientos que llenan vacíos a modo de gas. Por eso, incluso volvemos con exparejas que han sido nefastas.

Por tanto, reconstruir una relación también puede ser una aventura tentadora e incluso una meta para algunas personas, especialmente cuando las historias de éxito parecen sacadas de un cuento de hadas. Además, la investigación sugiere que la cantidad de parejas que se separan y vuelven a estar juntas llega al 50 %. ¿Por qué no jugar un poco a la lotería? Quizás, toque.

Sentir que vuelvo a hilar la línea de mi vida

Una de las mayores ventajas de reciclar una relación anterior es que, en general, puede proporcionarte una idea de dónde te estás metiendo.

El terapeuta de parejas y directos del instituto Gottman McNulty dice que cada relación romántica tiene “diferencias perpetuas”. Estos son puntos de posible conflicto, como navegar en un espacio de vida compartido, el dinero, el sexo, los hijos, los amigos, la familia y más.

McNulty dice que, según una investigación del Instituto Gottman, estas diferencias perpetuas representan el 69 % de los problemas que enfrentan la mayoría de las parejas en una relación. Por eso, que algunas personas puedan querer volver a estar con una pareja anterior o tratar de aguantar con la actual.

Aunque a menudo comenzamos una nueva relación esperando que sea mejor que la anterior, hay que tener cierta cautela. Si estás en una relación y piensas en dejarla, ten cuidado, porque básicamente estás intercambiando el 69 % de diferencias perpetuas con una pareja con el 69% de diferencias perpetuas para otro.

Entonces, si vuelves con un ex, al menos ya sabes cuáles serán esas diferencias perpetuas. Entrar en el ritmo de la relación puede parecer menos complicado que conocer a alguien nuevo y empezar de cero.

Volver con mi ex: celebrar lo que ha cambiado, sin perder mi identidad

Otro beneficio de volver con un ex es la facilidad con la que podéis adoptar ciertas rutinas -probablemente ya confías en él, aunque sea en el sentido más pragmático y sabes, por ejemplo, que no te robará-.

Al mismo tiempo, esta vuelta puede darte una idea de lo que has madurado. Con un ex, obtienes una instantánea de un antes y un después de tu evolución. Una de las razones más comunes para que los ex reinicien su romance es “sentir que han crecido y madurado”. Que entonces no estaban preparados, pero ahora sí.

A veces, con la sabiduría de los años y las experiencias en otras relaciones, las personas sienten que tal vez puedan resolver ese obstáculo que en su día fue insalvable o, simplemente, que ya no exista. En la fantasía o en la realidad, nuestros ex también forman parte de nuestra historia, y podemos querer volver a esos lugares en los que en un momento fuimos felices.

Como hemos visto, volver con un ex puede tener sus ventajas y desventajas. Lo bueno es que la realidad ha demostrado que una nueva oportunidad, desde la experiencia que nos da el paso de los años, puede ser buena, especialmente si el otro es una buena persona.

 Cristina Roda Rivera.

Deja una respuesta