Inicio>blog>Navegante>Por qué el metaverso será más grande de lo que piensas, aunque no vaya a ser realidad en un futuro cercano

Por qué el metaverso será más grande de lo que piensas, aunque no vaya a ser realidad en un futuro cercano

¿Es el metaverso tan solo una moda, o verdaderamente cambiará la forma en que comprendemos internet, la conectividad y la informática? En un informe, Mark Shmulik, analista de internet de Bernstein, considera que el metaverso será algo mucho más grande de lo que podemos imaginar en la actualidad, pero que tardará unos años en llegar.

En el informe de Scmulik, recogido por Barron’s, el analista advierte que hemos llegado al «pico de la exageración del metaverso», gracias en gran medida a la decisión de Mark Zuckerberg de rebautizar Facebook como Meta.

Para la opinión pública el concepto de metaverso es todavía muy amplio, y Shmulik informa de la gran confusión de los inversores (no está claro el tamaño de la oportunidad y cómo se desarrollará para un mercado masivo) y del debate sobre lo que se entiende por el término. La realidad virtual es una parte, pero no toda.

«El momento es aún desconocido, ya que estamos en las primeras etapas de la curva de adopción y la tecnología metaversa actual no ofrece la propuesta de valor necesaria para muchos usuarios«, asegura.

Su opinión es que, «a pesar del bombo y platillo», el metaverso no es solo una moda. «Es un concepto importante que los inversores deben entender cuando piensan en las perspectivas de crecimiento a largo plazo de muchas empresas tecnológicas«. Aunque ha añadido que un metaverso totalmente funcional y sin fisuras no se producirá en un futuro cercano.

Shmulik opina que el metaverso se desarrollará «lentamente, y luego de golpe». Espera que se desarrollen formas más envolventes de conectarse y comunicarse, y que de ahí surjan nuevos productos y economías, lo que provocará «un cambio fundamental en el uso de internet».



De hecho, ya son varias de las grandes compañías tecnológicas que se muestran decididas a apostar por el metaverso. Facebook o Roblox  (el juego y a la vez juego plataforma de juegos online) ya han iniciado una carrera por ver quién es la primera en convencer a sus usuarios de que deben adentrarse en el metaverso.

En el caso de la segunda, Roblox, ya destacó por dar libertad a sus usuarios para crear mapas, personajes, modos o juegos enteros. Precisamente Dave Baszucki, director general de Roblox Corporation, ve el futuro del juego como un nexo de experiencias virtuales inmersivas con conciertos, aulas educativas o salas de reuniones.

En el caso de Facebook, la compañía asegura que tomará medidas para proteger los datos de sus clientes y que esto será un reto, ya que los pasos que se han tomado en su red social no valdrán en este nuevo espacio aún por descubrir.

Con este panorama prometedor a nivel conceptual, pero tan ambiguo, los analistas tienen dificultades para discernir un futuro claro en el metaverso.

Metaverso, el objetivo de Disney para el entretenimiento del futuro

Dos de las principales aficiones de los jóvenes están íntimamente ligadas con la tecnología, como son los videojuegos y ver series en streaming, y otra de las grandes compañías que no quieren perderse la oportunidad que puede suponer el metaverso es Disney.

La apuesta por el metaverso ya articuló gran parte del discurso del CEO de Disney, Bob Chapek, durante la presentación de los resultados correspondientes al tercer trimestre del año. El metaverso de Disney, en palabras de Chapek, será el colofón para una compañía que domina la experiencia física y que ya se ha adentrado en el uso de las tecnologías digitales. 

Además, el metaverso permite la construcción de mundos virtuales, de este modo brinda una oportunidad para integrar a la audiencia en experiencias superando las barreras geográficas. Las premieres o la inmersión que ofrece un parque temático se podrán normalizar sin necesidad de moverse de casa. Y otro tanto cabe decir de las posibilidades que ofrece el contenido generado por el usuario a la hora de desarrollar narrativas a partir de una propiedad intelectual con la que se sientan conectados.

Iván Cáceres

Deja una respuesta