Las mentiras que nos dice la depresión y que debes conocer

Cuidado, la depresión es un monstruo ceniciento al que le gusta susurrarte cada día mentiras despreciables para tenerte en su poder. No lo atiendas, no le escuches, ni des valor a esas ideas que ahora te describimos…

La depresión es como ese compañero de viaje oscuro y desagradable que, de vez en cuando, toma el control de nuestra vida. No siempre sabemos muy bien por qué se instala en nuestro hogar mental. Porque nadie le ha invitado y, sin embargo, ocupa todos los espacios de nuestra realidad. Nos quita el oxígeno, la luz, pone cerrojos a nuestra esperanza y grilletes a nuestra felicidad.

Lo peor de todo son los engaños que inocula en nuestro registro mental. Porque las mentiras que nos dice la depresión son las que erigen las rejas de este trastorno psicológico. Esos mensajes corrosivos que nos susurra día y noche son los que usa para atacarnos, alterar nuestra bioquímica cerebral y agotar nuestro cuerpo.

Si das veracidad a esas ideas que este monstruo te dice, tus pensamientos quedarán distorsionados y cada día te sentirás más indefenso. Buscará aislarte y hacerte creer que estás mejor solo. Porque sí, aunque no lo creas, la depresión actúa como el peor de los manipuladores emocionales. Te desafía, te humilla, te hunde hasta dejarte en la deriva…

Debes recordar siempre que a este monstruo descarado y voraz se le puede vencer. Para ello debes solicitar ayuda profesional y reconocer sus argucias. A continuación, te revelamos cuáles suele utilizar en buena parte de los casos.

Los pensamientos que aparecen en los trastornos depresivos intensifican esta condición psicológica hasta límites altamente peligrosos.



5 mentiras que nos dice la depresión

A día de hoy aún no conocemos con exactitud las causas de la depresión. Sabemos que es una condición multifactorial mediada por varias dimensiones. Un estudio del Mile End Hospital de Londres, por ejemplo, destaca factores como la vulnerabilidad genética y el estrés.

A menudo, esta condición es comórbida con otras realidades clínicas y otras veces aparece de forma recurrente en la vida de una persona, como es el caso del trastorno depresivo persistente. Sea como sea, y a pesar de la variabilidad en sus causas y desarrollo, hay un factor que siempre se repite.

Las mentiras que nos dice la depresión le sirven para tomar poder en nosotros. Conocerlas y detectarlas nos puede servir de ayuda.

La depresión es más que sentirse mal y estar triste. Estamos ante un trastorno del estado de ánimo que puede cambiar la anatomía del cerebro, afectando por completo a la manera en que percibimos el mundo y a nosotros mismos.

1. No estás haciendo lo suficiente, tienes que esforzarte más

Sí, la depresión también está detrás de la autoexigencia excesiva. Es ese monstruo detestable que te hace creer que nada de lo que hagas está bien y que debes esforzarte más. Te agota, te castiga y te insiste una y otra vez en lo mal que haces las cosas, en cómo pierdes el tiempo.

Recuérdalo bien, una persona con depresión no es solo alguien que está tirado en su habitación con las cortinas echadas. La depresión también está en el empleado o la empleada que trabaja 15 horas diarias y que se exige lo indecible.

2. Nadie te quiere, estás solo

Lo señalábamos al inicio. La depresión es como un amante destructivo que ansía aislarte de todo para tenerte en su poder. Para ello, te susurrará de manera constante que nadie te entiende, que todos se mueven por el egoísmo, también que no eres importante para absolutamente ninguna persona y que es mejor estar solo.

No lo escuches, no lo atiendas, no des veracidad a esa voz que busca hacerte creer que nadie se preocupa por ti. Esa es la mentira más inmensa, errónea y despreciable de todas. No es verdad, son muchas las personas que te aman. Son muchos los que pueden ayudarte y que están ahí para escucharte.

3. Hay algo mal en ti, estás roto

Las mentiras que nos dice la depresión buscan debilitarnos, destruir todo atisbo de fortaleza interna. Así, una de sus estrategias más sagaces, a la vez que crueles, es hacerte creer que estás defectuoso. Te dirá que no estás hecho para este mundo, que no encajas porque estás roto y que nada puede repararte para que puedas adaptarte a esta realidad extraña y caótica.

Lo que busca esta condición psicológica es algo que nos demostró un estudio realizado en la Universidad de Tubinga, Alemania. Baja autoestima y depresión tienen una relación directa. Por tanto, algo que buscará este monstruo ceniciento es hacerte ver que eres débil, defectuoso y no merecedor de amor para que caigas en su trampa.

4. Todo te saldrá mal, así que no te esfuerces

Entre las mentiras que nos dice la depresión hay un mensaje altamente peligroso. Es ese que busca hacernos creer que fracasaremos en cualquier cosa que hagamos. Imagina, por un momento, lo que es tener a alguien a tu espalda que, ante todo intento por hacer algo, te dice que cualquier tarea que inicies saldrá mal.

Ese supervisor destructivo, tiránico y manipulador es la voz de tu depresión, haciéndote creer que no merece la pena esforzarte. Este trastorno del estado de ánimo te devalúa de forma constante hasta límites altamente autodestructivos. No la escuches, no le des validez.

La depresión es un agujero negro que busca aniquilar tu mundo hasta dejarlo vacío de significados. Te hará creer que estás solo y que nada importa. No hagas caso de estos mensajes, porque tú le importas a muchas personas y la vida. Aunque ahora mismo te parezca complicada, está llena de oportunidades que te permitirán estar bien de nuevo.

5. Nada vale la pena

No hay nada más nocivo, peligroso y alarmante como asumir que nada de lo que rodea vale la pena. Cuidado con esa voz. Cuidado con ese eco que te deja caer esta falacia, este dardo envenenado. Porque no hay mayor engaño que pensar que la vida no tiene sentido y que no hay propósitos por los que valga la pena luchar e ilusionarse.

Puede que hoy no los encuentres, que transites por una época complicada… Pero tarde o temprano, volverás a sentirte bien y la vida recobrará su luz y sus significados.

Las mentiras que nos dice la depresión buscan, por encima de todo, dejarte cautivo del dolor emocional y físico hasta que no puedas más. No debes llegar a este límite, no permitas que esa voz ocupe todo tu universo mental…

Pide ayuda

Los auténticos monstruos no viven en los armarios o debajo de nuestras camas. Habitan en nuestra mente y a menudo tienen la forma de una depresión. Y recuérdalo bien, porque es la mayor embustera que puedas conocer.

Si escuchas su voz, pide ayuda. Porque no eres una carga para nadie, no hay nada malo en ti, eres una persona amada con valiosas competencias.

Mereces estar bien y volver a tener esperanza. La terapia psicológica es efectiva, no dudes en dar el paso.

 Valeria Sabater.

Deja una respuesta