Inicio>blog>Portada>La fusión de Warner Bros. con Discovery tiene un objetivo claro: volver a centrarse en el cine y el entretenimiento, aunque el cambio en Hollywood puede hacer que el camino sea complicado

La fusión de Warner Bros. con Discovery tiene un objetivo claro: volver a centrarse en el cine y el entretenimiento, aunque el cambio en Hollywood puede hacer que el camino sea complicado

En 2018, uno de los titanes de Hollywood que resistía la tempestad de compras de estudios fue comprado por AT&T.

El gigante de la telefonía se hizo cargo de Warner Bros. en junio de 2018 en un intento de «brindar un nuevo enfoque sobre cómo funciona la compañía de medios y entretenimiento», explicó Randall L. Stephenson, entonces director ejecutivo de AT&T, en ese momento.

¿El gran problema? Recortó y quemó filas de Warner Bros. e instaló a gente con poca experiencia en Hollywood en altos puestos. También redujeron costes, empezaron a tomar decisiones de distribución extrañas y empezaron a comportarse como una empresa de tecnología más que como una de entretenimiento.

«La gente del teléfono no entendía Hollywood ni tenía pasión por las películas», dijo señaló Robert A. Daly, quien dirigió Warner Bros. en las décadas de 1980 y 1990 el pasado viernes. «Es el mismo error que siempre cometen los forasteros. Es el mundo del espectáculo, el mundo del espectáculo, el mundo del espectáculo. Siempre se olvidan de eso».



Ahora, tras 3 años, AT&T deja el timón y el pasado viernes entregó Warner Bros. a Discovery como parte de una fusión de 43.000 millones de dólares (unos 39.000 millones de euros) con la clara intención de volver a su modelo tradicional.

El estudio de cine de 99 años, hogar de Harry Potter, Batman o Bugs Bunny, entre muchos otros, parece que volverá a ser una compañía centrada en el entretenimiento, o al menos así lo ha prometido David Zaslav, CEO de Discovery que ahora dirigirá la nueva corporación, y que con el nombre deja claro hacia dónde van: Warner Bros. Discovery.

Esto también se ve incluso en el logo de Warner Bros. Tal y como cuentan en New York Times, cuando Ann Sarnoff se puso al mando, a pesar de su corta experiencia en Hollywood, eliminó el borde dorado en favor del azul. El viernes, Zaslav restauró de nuevo el oro del logo para dejar clara su intención de volver a su modelo tradicional.

«El éxito se trata del talento creativo, delante y detrás de la pantalla, y de luchar y luchar para crear una cultura que apoye esa visión creativa», expresó Zaslav al anunciar la adquisición. Durante gran parte del año pasado, se entusiasmó con el rico legado del estudio, rindiendo homenaje repetidamente a Jack, Harry, Sam y Albert Warner, «los hermanos que lo empezaron todo».

El viernes, Zaslav habló sobre sus aspiraciones de «soñar en grande y con valentía» en un correo electrónico enviado a sus nuevos empleados. «Aleluya», dijo un gerente de Warner Bros. en un mensaje de texto después. Otro ejecutivo del estudio, hablando por teléfono, dijo que se iba de compras «salvajes» para celebrar, y agregó: «Hollywood ha vuelto, cariño«.

Eso sí, hay otras voces que no son tan positivas.

Zaslav tiene mucha experiencia en el mundo del entretenimiento, ya que ha dirigido Discovery, un gigante de la televisión por cable, durante 15 años y ha trabajado en NBCUniversal, pero el problema es que tiene poca experiencia cinematográfica.

Además, la fusión también se lleva una deuda importante de 55.000 millones de dólares (unos 50.000 millones de euros) que tendrá que pagarse incluso cuando aumenten los costes.

Y hay muchos interrogantes en el aire: ¿Cuánto dinero se debe gastar en producción y marketing? ¿Qué ocurre con el estreno de las películas y la estrategia actual de HBO Max?

Con la dirección de Sarnoff se redujo a casi la mitad la producción de películas y se montó una línea de montaje para su servicio de streaming. «Los buenos viejos tiempos se han ido para siempre», dijo el viernes un productor de cine afiliado a Warner.

Hollywood se encuentra en un estado de ánimo similar: en algunos momentos optimista sobre el futuro del cine, en otros, muy pesimista.

El cine, por suerte, parece estar recuperándose de la pandemia con algunas cifras muy positivas. Durante el fin de semana, Sonic the Hedgehog 2 ha recaudado 71 millones en Norteamérica, el mayor total de una película de Paramount desde 2014. The Batman lleva un acumulado de 359 millones de dólares.

Eso sí, otras cintas no han tenido la misma suerte: Ambulance, la nueva película de Michael Bay ha tenido solo 8,7 millones en su primer fin de semana. Morbius, la nueva película de Sony y Marvel, ha recaudado 10,2 millones en su segundo fin de semana, una disminución del 74%.

Algunos analistas comparan el futuro de los cines con Broadway. Es decir, seguirá vivo, pero estará relegado a un rincón de la cultura.

«La pandemia provocó un cambio de fase en los patrones de consumo de películas con audiencias que se movieron decisivamente para preferir los servicios de transmisión en lugar de la experiencia cinematográfica para todas las películas, excepto las más grandes, ruidosas y PG-13», escribió Doug Creutz, analista de Cowen, en un 25 de marzo.

¿El resultado? No se tiene claro hacia donde tirar: ¿Moverse al streaming? ¿Mantener vivo al cine? ¿Potenciar ambas partes?

Todos estos interrogantes empezaron en Warner Bros. en 2016. Además, esto se suma a la compra de Time Warner por más de 85.000 millones de dólares, que permaneció en un limbo regulatorio durante 20 meses, tiempo en el que Netflix gastó miles de millones para hacerse un hueco en los hogares.

Zaslav, por suerte, cuenta con una estrategia de recuperación importante para volver al mundo del entretenimiento.

Ha pasado meses haciendo contactos con personas como Daly; Sherry Lansing, la superpotencia retirada de Paramount; Robert A. Iger, quien se retiró como presidente ejecutivo de Disney en diciembre; y Alan F. Horn, quien dirigió Warner Bros. Pictures Group de 1999 a 2011 y luego dirigió Walt Disney Studios durante casi una década.

Este mensaje manda un mensaje claro: respeto su cultura.

«Para una industria de su tamaño sustancial, Hollywood es sorprendentemente insular», apuntó Horn el sábado. «La comunidad creativa, en particular, necesita sentir su respeto. Los artistas necesitan saber que los comprendes y que harás todo lo posible para protegerlos».

Y añade: «La voluntad de David de recorrer la ciudad y buscar el consejo de docenas de personas ha dicho mucho. Así es como generas confianza».

Zaslav «trabajará con pasión para reconstruir la relación del estudio con la comunidad creativa», dice Daly. «Tienes que apoyar el talento», agrega. «Es un poco como los niños: no los mimes demasiado, pero haz que se sientan amados».

Deja una respuesta