Inicio>blog>Navegante>Estos serán los 5 grandes desafíos (tecnológicos y humanos) que deberá superar el metaverso para consolidarse

Estos serán los 5 grandes desafíos (tecnológicos y humanos) que deberá superar el metaverso para consolidarse

Hoy en día, entre un 10-20 % de la población ha probado en alguna ocasión la experiencia de ponerse un casco o gafas de realidad virtual para descubrir esta tecnología. Un porcentaje mucho más pequeño es poseedor de uno de estos dispositivos.

En 2026, la gran mayoría de las personas tendrán un casco VR en casa o en la oficina para un uso diario o, como mínimo, semanal.

Ese fue uno de los pronósticos más interesantes del coloquio La tecnología detrás del metaverso, que tuvo lugar en el Mobile World Congress 2022 de Barcelona. En concreto, la charla formó parte de la iniciativa 4YFN, cuyo objetivo es traer a expertos de diferentes materias para echar metafóricos vistazos al futuro más cercano.

El autor de esta apuesta de cara a 2026 fue Leland Hedges, director general de Europa, Oriente Medio y África de Pico Interactive. Se trata de una empresa dedicada al desarrollo de soluciones mediante tecnología de Realidad Virtual. Por ejemplo, Pico se centra en aprovechar la RV para crear servicios médicos que ayuden a pacientes a solucionar traumas.

Para alcanzar este objetivo a corto plazo, y convertir el ya famoso metaverso en una realidad más o menos tangible, el sector tecnológico deberá afrontar toda una serie de desafíos.



El primer reto es desmitificar el concepto en sí. Durante el MWC 2022 se produjeron muchos debates y apartes para aclarar qué es y qué no es el metaverso, y esta charla no fue una excepción.

«¿Es el metaverso una tendencia, la nueva gran palabra que hay que mencionar porque sí?«, se preguntó retóricamente el otro ponente de la charla, Blaise Thomas, ingeniero de software especializado en realidad aumentada y asesor de startups. «No», se respondió inmediatamente.

«Pero lo que sí que acabará cayendo es la concepción de que el metaverso es solo un espacio tridimensional. Pronto descubriremos que es más que eso: es conectividad, es un mayor acceso a herramientas de comunicación, es interacción. Y eso puede producirse también en un entorno 2D, por ejemplo».

El siguiente desafío para esta tecnología, denominada en ocasiones Web3, será convencer a una audiencia mayor demostrando su enorme utilidad. «Debemos encontrar un gran caso práctico», explicó Blaise.

El director general de Pico aprovechó para añadir que el metaverso podría encontrar su primer gran nicho en el campo de la medicina. «Pensemos por ejemplo en personas adictas a opioides. En Pico ya hemos creado software que permite a estos pacientes superar poco a poco sus problemas en un entorno virtual más seguro».

Otro punto del metaverso que aún debe explorarse, y que podría atraer al gran público, es su escalabilidad.

«El mejor profesor del mundo mundial, ahora mismo, solo puede instruir a 30 alumnos, por poner una cifra», explicó Hedges. «Y hasta el mejor médico tiene sus límites. Entra a escena el metaverso: de repente los mejores profesionales pueden instruir y/o ayudar a cientos de miles de personas a la vez«.

El tercer desafío será uno de los más difíciles a batir, según se reflexionó en la charla La tecnología detrás del metaversola dificultad de las personas mayores de entender o acercarse proactivamente a los dispositivos que dan acceso a este nuevo mundo.

«Las personas que ahora mismo más se pueden beneficiar del metaverso son, irónicamente, las que más dificultades tienen para acceder al mismo», razonó Thomas.

Este problema es prácticamente inexistente con la audiencia más joven. Durante la sesión se observó que a un adolescente le das un casco de realidad virtual y prácticamente no tienes que explicarle nada más. 

«A largo plazo, los jóvenes estarán tan habituados al metaverso que formará parte de la realidad, será el equivalente a la dificultad que tienen algunos ahora de entender el mundo antes de internet«, siguió el ingeniero de software especializado en realidad aumentada.

Si el tercer reto afectaba a una gran parte de la población, el cuarto afecta prácticamente a todo el mundo: «Es necesario crear un internet 100 % fluido«, sentenció Thomas. «Siempre disponible, con mismas características en todos los lugares, sin contraseñas incluso. Sin esta condición, el metaverso no puede convertirse en parte de la realidad».

El último reto tecnológico tiene que ver precisamente con la forma que tiene el ser humano de percibir la realidad. Hasta la fecha, la realidad virtual y la aumentada han logrado convencer al ojo y al oído que lo que representan es real, existe de alguna forma. Pero el metaverso aún tiene 3 otros sentidos que conquistar, y la tecnología háptica por ejemplo está aún en fases muy tempranas.

«Ahora mismo, si entraras en el metaverso no podrías fiarte de tus ojos o de tus oídos», explicó el director general de Pico en Europa, Oriente Medio y África. «Pero aún no se ha encontrado la forma de engañar al tacto, al olfato y al gusto».

Desmitificar conceptos, buscar un gran caso práctico, ayudar al público más senior a entender el concepto, universalizar internet y engañar 100 % a la mente: son 5 grandes pasos que el sector tecnológico deberá dar si quiere consolidar el metaverso.

La mala noticia es que, como ya habrás deducido, ninguno de estos progresos ocurrirá a corto plazo. La buena noticia es que, según se concluyó en la sesión, lo que se acabará obteniendo es un metaverso que prácticamente no necesitará gafas, cascos o gadget alguno.

Si te suena muy a ciencia-ficción ese concepto, puedes quedarte con los pronósticos a corto plazo. Más allá de un uso más común de dispositivos de realidad virtual, Leland Hedges apuesta a que será el mundo del entretenimiento el que logre dar con un uso práctico y comercial al multiverso.

Blaise Thomas también apuntó en esa dirección: «Vamos a ver mucha más inmersión dentro de poco. Pronto llegarán formas muy innovadoras, entretenidas e interactivas, de presentar el metaverso al mundo».

Daniel Cáceres

Deja una respuesta