Inicio>blog>Portada>Cómo gestionar la ansiedad producida por tener poco dinero: 3 estrategias contra el estrés financiero

Cómo gestionar la ansiedad producida por tener poco dinero: 3 estrategias contra el estrés financiero

Cómo la desarrollada por cualquier otra razón, la ansiedad generada por tener poco dinero puede terminar impactando seriamente en tu salud.

Precariedad, gastos inesperados o la incapacidad de ahorrar suelen ser factores que pueden desencadenar pensamientos angustiosos, nerviosismo y otros trastornos de carácter mental. Es lo que los expertos denominan estrés financiero.

De hecho, la salud mental es una de las grandes afectadas cuando se experimenta una situación financiera poco favorable. Tal y como muestra el último estudio de Cigna, 360 Wellbeing Survey 2019: Well and Beyond, la economía personal es la segunda fuente de estrés de los españoles.

Si no se controla, la ansiedad económica puede contribuir a la aparición de problemas de salud como depresión, aumento de presión arterial, problemas de sueño, depresión u obesidad entre otras afecciones.

Amanda Clayman, médica de salud mental especializadas problemas financieros ha revelado en CNBC Make It 3 estrategias para gestionar esta ansiedad derivada de la falta de dinero.

Modifica tu relación con el dinero

Calmar tu ansiedad económica pasa por redefinir la relación que tienes con el dinero. Lo que según
Clayman conlleva no asumirlo únicamente «como un problema a resolver».

Es habitual que la forma de aproximarse a este sea a través de lo aprendido en el entorno familiar, puntualiza la experta. Si has crecido pensando que tus padres son muy efectivos con el dinero por tener carreras estables y ahorros, lo que no tienes en tu vida como adulto, esto puede conducir a la «vergüenza o el aislamiento», puntualiza.

“Personalmente, podemos estar muy preocupados por cometer errores [con nuestro dinero], y podemos sentir que eso es una amenaza importante para nuestra autoestima y nuestra identidad”.



Para una relación con el dinero menos angustiosa Clayman aconseja analizar comportamientos y prácticas de dinero propios, antes de ponerse a marcar reglas frente a la ansiedad.

Reserva tiempo para revisar regularmente tus finanzas

Adquirir el hábito de controlar habitualmente tus finanzas, también ayudará a dar forma a una relación más sana con tu dinero, señala la experta.

Ante un ataque de ansiedad tu cuerpo entra en modo lucha o huida. Lo que viene a significar que la parte de su cerebro que te permite analizar opciones y predecir consecuencias “literalmente se desconecta”, dice Clayman.

De acuerdo a la especialista la gente tiende a responder a esta ansiedad financiera evitando por completo sus finanzas o obsesionándose con «trapichear sus cuentas», dice. Si solo está mirando su dinero cuando está ansioso, entonces refuerza la idea de que “el dinero es peligroso y debemos tenerle miedo, porque cada experiencia que tenemos con el dinero es negativa”,

Por lo que aconseja reservar un tiempo para mirar tu dinero, de modo que puedas abordarlo en un «entorno más seguro y más centrado».

Por ejemplo, elige una tarde al azar entre semana para consultar tus ahorros y gastos, en lugar de esperar situaciones de riesgo cuando necesites tomar una decisión o cuando algo esté amenazando su estabilidad financiera.

“Haz que la práctica sea realmente simple”, señala Clayman. Escoge 3 cosas para hacer cada vez: por ejemplo, revisar cómo entra y sale tu dinero, pronosticar qué gastos podrías tener y hacer modificaciones para evitar ser reactivo.

Analiza lo que quiere decirte tu ansiedad

Podría haber una razón emocional más profunda por la que tu dinero te genera ansiedad. “Lo que sea que le esté pasando a una persona internamente encontrará alguna expresión en su dinero”.

En palabras de las especialista las oportunidades para crecer y evolucionar a menudo se presentan como un desafío financiero.

Además reconocer tus síntomas en el momento que los experimentas puede crear distancia para profundizar y descubrir qué está pasando.

Si tu ansiedad financiera está interfiriendo con su vida diaria, buscar la ayuda de un experto, ya sea un médico de salud mental o un gestor financiero. No obstante, llamar a un amigo, salir a caminar o leer un libro son estrategias que pueden ayudarte a estar mejor cuando te sientas abrumado, según Clayman.

Deja una respuesta