Inicio>blog>Saber Vivir>¿Cómo funciona el efecto placebo?

¿Cómo funciona el efecto placebo?

A lo largo de la vida es normal tomar medicamentos a modo de tratamiento para contrarrestar los efectos de alguna dolencia. Muchas veces los médicos cuentan con la probabilidad de que un paciente mejore incluso cuando el medicamento recetado no ha hecho efecto.

Han sido tantos los casos, que muchos lo utilizan en su propio beneficio para lucrarse, vendiendo remedios «milagrosos» que en realidad ni siquiera están comprobados por la ciencia. Para entender cómo funciona esto es necesario saber qué es el efecto placebo.

El llamado efecto placebo consiste en la mejoría a partir de una sustancia que por sí misma no tiene ese efecto. Funciona sobre todo tipo de dolencias y, en ocasiones, logra reducirlas por completo.

El efecto placebo no solo se desarrolla mediante el consumo de ciertas sustancias, no hace falta ingerir algo, también se ha extendido su efecto mediante remedios algo más atípicos como oraciones, rituales o el uso de prendas «de la suerte».



Su funcionamiento en realidad es bastante sencillo. En primer lugar, una persona que recibe el placebo, cree que va a recuperarse mediante el método que le hayan dictado. Estas expectativas por parte del paciente contribuyen a la respuesta de recuperación. Así que, en este primer punto, se podría decir que interviene el cerebro.

Cuanta mayor sea la expectativa de mejora, mayor es el efecto placebo, según se ha demostrado. Aunque no es el único factor que influye. La dolencia que va a tratarse, quién va a administrar la solución, características como el coste, tienen un papel fundamental a la hora de percibir un tratamiento de una forma u otra.

Los placebos más caros y elaborados tienden a ser más efectivos. La relación que existe entre calidad-precio lleva a las personas a consumir esos tratamientos menos económicos sin realmente saber qué efectos pueden producir.

La aplicación del placebo estimula ciertas partes del cerebro provocando una sensación de relajación que acompaña a la mejoría percibida por los pacientes. Este efecto lo notan más aquellas personas que sufren algún tipo de dolor.

En tratamientos probados también puede encontrarse el efecto placebo. Aunque se ha demostrado la eficacia de este efecto en algunos tratamientos médicos, hay que ser consciente de que existen personas que no lo usan de buena fe, beneficiándose así con la venta de productos «milagrosos» que en realidad resultan ser una estafa, como pasa con el chamismo y la magia.

Laura Priego

Deja una respuesta