Inicio>blog>Destacados>Cómo echar a un inquilino que no paga: 5 trucos legales para recuperar tu vivienda

Cómo echar a un inquilino que no paga: 5 trucos legales para recuperar tu vivienda

Tener una vivienda alquilada siempre conlleva algunos riesgos. El temor más grande de la mayoría de propietarios tiene que ver con los impagos.

Que un inquilino se vuelva moroso puede convertirse en un verdadero problema para el arrendador, pues perderá unos ingresos durante un período de tiempo indeterminado.

Se trata de una situación ilegal, por lo que la justicia siempre se pondrá de parte del propietario. Sin embargo, la lentitud de este proceso puede llevar a la desesperación.

Debido a ello, muchos propietarios se preguntan qué pueden hacer para recuperar su vivienda cuando los inquilinos no pagan. 

A continuación, se detallan 5 trucos legales para echar a un inquilino que no paga.

Negociar de forma amistosa

Lo primero que has de hacer es hablar de manera amistosa con el inquilino. Es posible que tenga problemas financieros, que se haya quedado sin trabajo o que atraviese una mala situación.

En este caso podéis llegar a un acuerdo y darle un margen para pagar, o incluso reducir el alquiler temporalmente para que te devuelva más adelante la diferencia.

Probablemente no te resulte agradable dejar de recibir la totalidad de la renta durante un tiempo, pero es la solución más fácil, ya que no tendrás que acudir a la justicia, algo costoso y que lleva meses o años.

Si este paso no funciona es momento de pasar a otros métodos legales, como el envío de un burofax.



Enviar un burofax

El siguiente paso que debes dar es el de mandar un burofax a la persona que está cometiendo el impago.

En este documento tienes que incluir la cantidad de dinero que te debe y el plazo que le otorgas para pagar. Lo habitual es que sea como máximo de un mes.

Así estarás dejando claro al moroso tu intención de actuar de manera firme ante esta situación. Es posible que con esta advertencia consigas recibir el dinero.

Una vez cumplido el plazo, puedes interponer una demanda si el inquilino no ha devuelto las cantidades adeudadas. 

Interponer una demanda

Has enviado el burofax, ha transcurrido un mes y no obtienes respuesta. El siguiente escenario es el de recurrir a la justicia.

Contrata los servicios de un abogado y prepárate para esperar. En primer lugar, el juez tiene que admitir la demanda a trámite. Después se concede un plazo de 10 días al inquilino para pagar.

Hay 3 posibles soluciones: que esta persona se vaya de tu vivienda sin pagar, que abone la deuda o que se niegue a pagar y se mantenga en el piso.

Cuando el inquilino se niega se abre un proceso de desahucio. Esto es lo peor que puede ocurrir, pues el trámite judicial se llega a extender más allá de un año.

Contratar un seguro de impago

Los seguros de impago del alquiler son la mejor herramienta para protegerte en este tipo de situaciones.

En cuanto el inquilino comete el impago, el equipo legal del seguro de alquiler te asesorará en todo momento para saber cómo debes actuar.

Una de las grandes ventajas es que te adelantarán las rentas adeudadas, así que no tendrás que esperar a que la justicia resuelva el caso.

Recibirás cada mes el dinero que corresponde en concepto de alquiler de vivienda, y no tendrás que hacer nada: el seguro se encarga de llevar a cabo todas las gestiones.

Eso sí, esta medida es de carácter preventivo: debes tener contratado el seguro para protegerte en caso de impago.

Si tu inquilino deja de pagarte y no tienes seguro has de acudir a los 2 métodos anteriores para recuperar tu vivienda.

Hay que anteponerse al impago: ¿tu inquilino es solvente?

La prevención es el mejor truco para evitar este tipo de problemas.

Cuando alquilas tu vivienda es muy recomendable que conozcas la situación financiera del arrendatario, pidiendo sus últimas nóminas o el pago de algunos meses por adelantado.

Otra forma de confirmar la solvencia de esta persona es darte de alta en el Fichero de Inquilinos Morosos (FIM).

En este documento puedes comprobar si un inquilino ha cometido impagos en alguno de los pisos en los que ha estado viviendo.

Deja una respuesta