Cómo diferenciar entre narcisismo y apego evitativo

El narcisismo y el apego evitativo pueden conducir a comportamientos similares en la pareja. Sin embargo, la intención en ambos casos es muy distinta. Te contamos cómo diferenciarlos.

¿Alguna vez te has preguntado si tu pareja es narcisista? De ser así, es probable que hayas observado comportamientos atípicos y desagradables; por ejemplo, negarse a hablar de los problemas o desaparecer cuando la relación flaquea. Ante esta situación, es importante diferenciar entre narcisismo y apego evitativo, ya que en ambos casos aparecen conductas similares.

Cabe mencionar que todos en algún momento podemos tener este tipo de actitudes sin que esto implique que padecemos un trastorno. Tampoco es positivo escudarnos en las etiquetas para culpar al otro de todo cuánto sucede. No obstante, la información adecuada puede ayudarnos a tomar decisiones.

¿Qué es el narcisismo?

El narcisismo es un trastorno de la personalidad que se caracteriza porque el individuo se otorga a sí mismo una excesiva importancia. Además, este sobredimensionamiento del yo suele conjugarse con una demanda de atención excesiva. Estos rasgos complican sus relaciones personales, que se vuelven instrumentales (el otro es solo un medio para conseguir un fin).



La persona narcisista se cree verdaderamente superior y espera un trato de favor. Siente que los demás se deben a él, a su bienestar y a la satisfacción de sus deseos, y tiende a establecer relaciones muy poco simétricas. Suelen ser personas prepotentes, que exageran sus logros, sienten envidia y suelen ofenderse con facilidad.

Ante todo, son incapaces de percibir y tener en cuenta las necesidades y las emociones del resto. Por esto, en una relación es probable que traten con cierto desprecio velado a su pareja y no muestren una responsabilidad afectiva.

¿Qué es el apego evitativo?

El apego evitativo es un estilo de vinculación aprendido desde la infancia. Debido principalmente a la relación con los cuidadores principales (los progenitores) y a ciertas experiencias tempranas, las personas desarrollamos un estilo de apego determinado.

El evitativo se caracteriza por una actitud distante y una marcada independencia. La persona suele ser desconfiada y teme (y evita) involucrarse emocionalmente con otros. Tiene dificultades para expresar sus emociones y para mostrarse vulnerable, y prefiere que sus relaciones se mantengan superficiales.

Este miedo a la intimidad dificulta las relaciones de pareja, ya que difícilmente se da esa pizca de admiración por el otro que es tan necesaria. Y es que las personas con apego evitativo procuran no involucrarse en exceso en los vínculos y tienen problemas para afrontar las dificultades que toda pareja atraviesa.

Actitudes y comportamientos similares entre narcisismo y apego evitativo

Como ves, narcisismo y apego evitativo son dos realidades muy diferentes. Sin embargo, sus manifestaciones en el día a día, y especialmente en las relaciones de pareja, pueden ser similares y llegar a confundirse. Estos son algunos comportamientos y actitudes que pueden presentar personas de ambas categorías cuando están en una relación:

  • Dificultades para expresar emociones y afecto a la pareja. Pueden ser poco cariñosos y demostrativos, incluso cuando el compañero sentimental expresa que necesita más atención y amor por su parte.
  • Cuando en la pareja surgen discrepancia, desavenencias o diferencias de opinión, rehúsan hablar sobre ello. Se niegan a mantener conversaciones acerca de sentimientos o acerca de la relación, las evitan y prefieren huir o evadirse ante la demanda de su pareja de charlar al respecto.
  • Al hilo de lo anterior, si la situación es tensa o desagradable, pueden evitar completamente cruzarse con la pareja; y, si lo hacen, no le hablan ni le miran.
  • Si la relación está atravesando un momento complicado, tienden a huir. Esta actitud puede consistir simplemente en pasar más tiempo dedicados a otras actividades (en lugar de estar con la pareja) o directamente en desaparecer durante unas horas, días o por tiempo indefinido.
  • Por lo general, se involucran poco en la relación y prefieren dedicar su tiempo a otras actividades. Debido a esto, la pareja puede sentirse desatendida y poco tenida en cuenta.

Las grandes diferencias entre narcisismo y apego evitativo

Las anteriores son situaciones que pueden vivir con frecuencia tanto quienes salen con una persona narcisista como quienes están en pareja con alguien con apego evitativo. Ahora bien, aunque en la práctica sus actitudes sean similares, las intenciones y el fondo son bien diferentes.

La persona con apego evitativo tiene una mala gestión emocional. Por su estilo de vinculación, aprendió a no expresar sus sentimientos, a no mostrarse vulnerable y a ser autosuficiente, ya que sus figuras de cuidado no respondían a sus demandas. Así, ya de adulto, teme a la intimidad emocional y puede sentirse desbordado ante determinadas situaciones.

Si no logra expresar su afecto, si evita el conflicto y se niega a hablar, si se muestra distante y se enfoca en otras áreas de su vida, es porque el mundo emocional le intimida y le sobrepasa. Realmente se siente incómodo con el exceso de intimidad o intensidad emocional; y si evita o desatiende a la pareja es para evitar ese malestar. Sin embargo, sí le importa la otra persona, puede empatizar con ella y no desea herirla con sus actos.

Por el contrario, la persona narcisista solo piensa en sí misma y en sus propios deseos. Entiende que su pareja está ahí para satisfacerlo y que cualquier reclamo o discusión por su parte es inaceptable, pues le está dando problemas. Así, aplica la ley del hielo para castigar y culpabilizar; desatiende a su pareja simplemente porque le apetece hacer otras cosas y no tiene en cuenta los sentimientos ajenos. Y no solo huye y se niega a hablar, sino que además acusa a la otra persona de problemática, quejica o exagerada.

Además, el narcisista puede mostrar actitudes contradictorias. Unos días es frío, evitativo y distante y otros es sumamente intenso y se deshace en atenciones y halagos; y es que se mueve siempre según su propia conveniencia y apetencia.

Recomendaciones finales

En suma, la principal diferencia entre narcisismo y apego evitativo es la forma de operar con la empatía. Una persona evitativa puede ser consciente de sus dificultades y procurar no dañar al otro, incluso buscar ayuda o tomar terapia para encontrar una solución. Por el contrario, una persona narcisista nunca reconocerá sus errores, sus problemas o sus abusos; culpará y acusará a la pareja y, por tanto, no pedirá ayuda ni buscará un cambio.

Si tu pareja muestra algunas de las anteriores actitudes y comportamientos, procura discernir de qué se trata. Incluso, busca orientación profesional si lo necesitas. De este modo, podrás comprender y tomar decisiones para garantizar tu bienestar. Recuerda que ninguna etiqueta justifica que alguien nos haga daño.

Elena Sanz.

Deja una respuesta