Inicio>blog>Destacados>10 criminales, mafiosos y ‘listillos’ que fueron pillados gracias a Google Maps

10 criminales, mafiosos y ‘listillos’ que fueron pillados gracias a Google Maps

Cuando Google Maps empezó a enviar a sus coches para fotografiar y digitalizar el mundo sobre 2008-2009, internet se pobló de imágenes curiosas encontradas dentro de esta herramienta.

En paralelo a este contenido divertido, Google Maps también empezó a convertirse poco a poco en una herramienta para pillar a criminales, a veces casi con las manos en la masa.

Y es que, en más ocasiones de las que puedes creer, los coches de Google acababan fotografiando a ladrones o traficantes o bien a escasos momentos antes de perpetrar un crimen, o minutos después de haberlo realizado.

Con esta valiosa pista informática, la policía solo tenía que ponerse manos a la obra para detener a estos malhechores.

Aquí tienes 9 ejemplos en los que Google Maps acabó siendo usado para detener a criminales (y un caso en el que casi creó a un villano de la nada). En algunos de estos sucesos, las imágenes de Google hasta reabrieron investigaciones que se creyeron perdidas.



1. Un jefe de la mafia siciliana

Este es uno de los incidentes más recientes de este artículo. Gioacchino Gammino fue un jefe de un clan mafioso en Agrigento, Sicilia. En los 90, fue finalmente capturado durante un feudo literalmente sangriento dentro de la Cosa Nostra, la principal red mafiosa de Sicilia. Fue sentenciado a prisión en Roma.

No obstante, en 2002, Gammino logró escapar de prisión durante una conmoción que se produjo durante el rodaje de una película dentro de las instalaciones. 20 años después, las fuerzas de la ley han conseguido dar con él y apresarle de nuevo gracias a Google Maps.

En concreto, a finales de 2021, se creyó reconocer al antiguo mafioso en una imagen de Google Steet View de Galapagar, cerca de Madrid. Se descubrió que la frutería El huerto de Manu que aparece en la imagen es suya porque Gioacchino, tras instalarse allí, cambió de nombre a Manuel, se casó, trabajó como cocinero durante un tiempo y se acabó comprando el establecimiento.

La foto es ya algo vieja así que cuando la policía fue a Galapagar a investigar descubrieron que El huerto ya había cerrado como negocio. No obstante, buscaron el restaurante donde el tal Manuel había cocinado previamente y reconocieron al mafioso gracias a una foto de la página de Facebook, en donde se le ve con una icónica cicatriz.

Además, ya para rematar, en el menú había un plato llamado Cena Siciliana. Gammino fue apresado poco después de estas pesquisas.

2. Una granja de cannabis

Se pueden encontrar muchas cosas gracias a la vista de águila (o de satélite) de Google Maps. Es por eso que cuando esta herramienta de Google empezó a ponerse de moda hace más de una década, muchas personas se dedicaron a encontrar imágenes raras en Maps, Earth, Street View…

Y uno de los hallazgos raros que se encontró en Suiza en 2009 fue una enorme plantación de cannabis en medio de otra de mazorcas. La policía se puso rápidamente sobre aviso, investigó el lugar y confirmó rápidamente el delito: se arrestaron a más de 16 personas relacionadas con esta operación y se desmanteló una enorme red de drogas que hasta ese momento había pasado desaparecida.

En su momento, el jefe de la unidad policial antidrogas de Zurich, Norbert Klossner, admitió que, sin Google Earth, lo hubieran tenido difícil o casi imposible dar con este gran crimen (a través de The Sun).

3. Los gemelos ladronzuelos

Los coches callejeros de Google encargados de digitalizar todo el mundo para plasmarlo en sus aplicaciones tienen la increíble capacidad de tomar las fotos en el momento adecuado.

Aunque sus rostros estén borrados para preservar su identidad, seguro que te has fijado que los 2 transeúntes de la imagen de arriba se parecen un montón, hasta en los andares. En efecto: son gemelos. Y el coche de Google justo les ha capturado momentos después de cometer un hurto.

En concreto, estos 2 ladrones le habían quitado el móvil y 165 euros a un chico de 14 años en Groninga, en los Países Bajos.

La foto en cuestión se tomó en septiembre de 2008, pero no fue hasta marzo de 2009 que la víctima no identificó a sus ladrones mientras navegaba ociosamente por Google Maps. Según los diarios locales (vía Blogoscoped), el joven llamó a la policía y está contactó con Google para acceder a la imagen sin censura y corroborar así las sospechas de la víctima.

Uno de los investigadores reconoció inmediatamente la cara de uno de los ladrones porque ya había sido arrestado previamente por un crimen similar.

4. Robo en el interior de una casa

Hasta Google Maps ha sido capaz de identificar ladrones que han cometido crímenes en interiores, donde en teoría sus coches digitalizadores no tienen cabida alguna.

En 2011, tal y como informa The Sun, 2 ladrones armados entraron en la casa de una mujer en Oklahoma City y se la desvalijaron.

La víctima, que quedó traumatizada tras el incidente, se quedó aún más devastada cuando la investigación policial inicial fue incapaz de encontrar pruebas forenses o pistas hacia estos criminales.

No obstante, 3 años después, en 2014, una amiga de la víctima estaba husmeando el barrio usando Street View hasta que llegó a las inmediaciones de la casa en cuestión. Y se sorprendió al ver a 2 hombres paseando que encajaban muy bien con la descripción que le había dado su amiga.

En efecto: eran los ladrones dirigiéndose en su momento a robar la casa. Con esta nueva y valiosa información, la policía reabrió el caso y por fin pudieron arrestarles.

5. Un trío de traficantes de drogas

En 2010, si usabas Google Street View para husmear algunas calles de Brooklyn, como Jackson Street o Kingsland Avenue, quizás te hubieras topado de tanto en cuanto con 3 hombres charlando con transeúntes de la zona.

Estos 3 personajes resultaron ser traficantes de drogas que los coches de Google pillaron durante uno de sus paseos de rutina para buscar clientes. De ahí que aparecieran en tantas ocasiones en posturas sospechosas.

La policía de Nueva York identificó rápidamente a los traficantes porque formaban parte de un grupo más numeroso que se llevaba tiempo dando caza. Más allá de Google, la policía recurrió a cámaras de vigilancia de la zona para confirmar las actividades de los sospechosos.

En efecto: una de las cámaras pilló a uno de ellos metiendo heroína en una caja magnética y luego escondiéndola detrás del letrero metálico de una tienda local, sin que su dueño sospechara nada.

Diversos miembros fueron arrestados gracias a las imágenes de Google Maps.

6. Las piscinas ilegales

Aquí tienes un crimen más atípico que quizás no sabías que existía. En Atenas (Grecia) es imprescindible contar con un permiso especial para construir una piscina en tu propiedad.

Antes de la era Google Maps, las autoridades se sorprendían de que en toda Atenas solo hubiera legalmente 324 piscinas. Una demanda muy ínfima teniendo en cuenta el clima mediterráneo.

Las cosas cambiaron cuando los investigadores gubernamentales decidieron empezar a mirar bien usando las imágenes de satélite de Google: se encontraron 16.500 piscinas no declaradas y, por lo tanto, ilegales.

Así dio comienzo una caza peculiar de malhechores, y el origen de cómo el gobierno griego encontró una inesperada fuente de dinero, gracias a todos los ciudadanos que tuvieron que pagar por fraude y, luego, por las licencias de las piscinas.

7. El ladrón de caravanas

En junio de 2009, una familia de Derbyshire, Reino Unido, salió una horita de casa a hacer un encargo. Cuando regresó, sus miembros se llevaron un gran disgusto: alguien había robado la caravana familiar.

«Tenía una alarma instalada, un cepo antirrobos y la habíamos puesto de forma que muchos vecinos pudieran verla. Creía que estaba segura», explicó el padre en su momento (a través de Daily Mail).

Por desgracia, nadie había visto al malhechor así que el caso quedó sin resolver. Hasta marzo de 2010, cuando el pequeño de la familia estaba con sus amigos jugando a encontrar sus casas en Google Street View. Fue entonces cuando vio a un hombre sospechoso merodear por la suya. ¿Y si era el ladrón?

La policía de Derbyshire tardó años en convencer a Google de que revelara la imagen original sin el rostro difuminado; el caso no se pudo reactivar hasta 2012. Por suerte, Google acabó accediendo y el ladrón fue detenido, 3 años después, a manos de un niño de 11 años.

8. La villa de los 7 millones de euros

El caso de las piscinas ilegales comentado más arriba tiene un primo lejano en Italia. La Guardia de Finanza (la policía encargada de asuntos financieros) empezó a sospechar de un hombre de negocios de Cortina d’Ampezzo cuando descubrió que había vendido una villa en Cerdeña solo por 280.000 euros. Un precio ya de por sí bajo para tratarse de la zona.

En las primeras charlas con el sospechoso, este dejó caer que su villa era conocida por su piscina con forma fálica. Con esta curiosa pista, la policía usó Google para encontrar la villa. Descubrieron que se encontraba en el lujoso Porto Rotondo, y que sus villas vecinas tenían un valor de propiedad mucho más elevado que apenas 280.000 euros.

Con las sospechas ya elevadísimas, la policía acabó descubriendo que en realidad este hombre de negocios había vendido su propiedad por 7 millones de euros, pero que había ocultado hábilmente la cifra gracias a unos movimientos bancarios totalmente ilegales (a través de Italy Magazine).

Sus ganas de hablar de su piscina fálica y la ayuda de Google sirvieron para pillar a este villano (el chiste era inevitable).

9. El secuestrador que usó Google Maps

Este caso, más cruento que los anteriores, es también excepcional en el sentido de que fue el propio criminal el que utilizó Google Maps, y ese gesto le llevó a la cárcel.

Tal y como explicó en su momento NBC News, en 2017 se produjo un caso de secuestro y de agresión sexual que hubiera acabado en un callejón sin salida de no ser por las dotes de observación de la víctima. Esta se dio cuenta en medio del asalto que el secuestrador sacaba su móvil marca Samsung para consultar Google Maps.

Cuando la víctima informó de ello a la policía, esta ordenó a Google un listado de todos los dispositivos Samsung que, sobre esa hora, utilizaron Google Maps. Fue esta la pista que les llevó al criminal, que acabó sentenciado a 100 años de prisión por lo ocurrido.

10. El crimen ilusorio

Si bien es cierto que Google Maps y sus aplicaciones derivadas han resuelto muchos crímenes, también es verdad que, de tanto en cuanto, han creado muertes de la nada.

En 2013, un redditor se alarmó al ver una imagen aparentemente sangrienta en un muelle de un parque en Almere, Países Bajos. Si echas una ojeada a la captura de arriba, seguro que hubieras escrito un mensaje similar al del usuario asustado: «Se ha producido un asesinato cerca de mi casa en Google Maps».

Aparentemente, lo que se ve es un hombre rodeado de un charco de sangre, ¿verdad? Tras el pánico inicial, se descubrió la auténtica verdad, mucho más amable.

La foto en realidad muestra a un hombre que está intentando secar a su perro después de que se haya dado un buen chapuzón en el agua. ¿El reguero de sangre? En realidad es el agua que ha dejado el perro tras de sí. El reguero ha cogido esa forma oscura debido a la madera de la pasarela.

Si ahora aguzas bien la vista, seguro que identificas al perrete al lado de su dueño. ¿Pensaste que era un cadáver? No fuiste el único.

Seguro que te has llevado más de un susto mirando Maps, Street View o Earth al presenciar lo que creías ser un crimen, o un fenómeno paranormal, y resultó ser un hecho cotidiano levemente modificado o fuera de su contexto.

Daniel Cáceres

Deja una respuesta